Comparte esta noticia

Secuencian una variante B.1.1 que ayuda a entender la evolución del SARS-CoV-2

Imagen del CEU UCH de parte del equipo investigador.

DIARIOFARMA  |    14.02.2023 - 12:11

investigadores valencianos e italianos, de la Universidad CEU Cardenal Herrera, el Instituto de Biomedicina de Valencia IBV-CISC y el Istituto Zooprofilattico Sperimentale della Sicilia ‘A. Mirri’, en Palermo, han obtenido el genoma completo de una secuencia que, aunque se engloba dentro de una variante previamente identificada, la variante B.1.1, presenta una combinación de mutaciones a lo largo de todo su genoma que aún no había sido descrita en las bases de datos internacionales del SARS-CoV-2. Sus resultados han sido publicados en la revista científica Frontiers in Public Health.

Según explica la profesora Consuelo Rubio, coautora del estudio e investigadora principal del Grupo de Virología Molecular de la CEU UCH, “cuatro de estas mutaciones halladas son muy poco comunes, por lo que son de gran interés para conocer la evolución del SARS-CoV-2”. En el estudio se ha comparado filogenéticamente esta secuencia con las siete secuencias completas detectadas en Sicilia a finales de 2020, pertenecientes mayoritariamente a la variante B.1.177, que fue la predominante en la isla y también en el resto de Europa durante la segunda ola de contagios.

“Esta comparación y las referencias bibliográficas consultadas revelaron que, probablemente, la mutación G181V en la proteína S detectada en esta nueva secuencia habría emergido en Sicilia, un dato que puede ser muy relevante debido a que se trata de una mutación en la proteína S del virus, la proteína más importante”, destaca la profesora Rubio. Además, la isla de Sicilia es una región especialmente interesante para su estudio ya que, pese a ser un área insular, tiene una amplia población, de unos 5 millones de habitantes, y en la segunda ola, entre septiembre y diciembre de 2020, se produjeron más de 85.000 casos de Covid-19.

Rubio indica que “esta particular combinación de cambios en la secuenciación del genoma que hemos encontrado en esta variante no había sido identificada aún hasta la elaboración de nuestro estudio. La monitorización de estos cambios en las variantes del virus es importante tanto para conocer su evolución, como para desarrollar mejores técnicas de diagnóstico y prever posibles técnicas de evasión del virus hacia el efecto de las vacunas en las variantes emergentes”.

La variante B.1.1 comenzó a circular en la primera fase de la pandemia, en concreto durante la segunda ola, entre septiembre y diciembre de 2020, antes del inicio de la vacunación. En su secuenciación, este equipo investigador ha detectado 20 sustituciones nucleotídicas con respecto a la variante original, la Wu-Han-1. Ocho de ellas son sustituciones sinónimas, es decir, no producen un cambio de aminoácido en la correspondiente proteína, mientras que las otras 12 generan un total de 11 sustituciones aminoacídicas.

En este estudio han participado, por parte de la CEU UCH, los investigadores del Departamento de Farmacia Consuelo Rubio y Miguel Padilla; las investigadoras del Departamento de Ciencias Biomédicas Elisa Maiques, Marina Pascual, Verónica Veses, Teresa Lorenzo y Beatriz Ballester; y los investigadores del Departamento de Medicina, Chirag Sheth y Andrea González. Junto a ellos, el investigador Vicente Rubio, del Instituto de Biomedicina de Valencia IBV-CSIC. Los investigadores del Istituto Zooprofilattico Sperimentale della Sicilia ‘A. Mirri’, en Palermo, coautores del estudio junto a los investigadores valencianos son Annalisa Guercio, Giuseppa Purpari, Giuisi Macaluso, Antonio Lastra y Francesca Gucciardi.

 


Síguenos en redes sociales




guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments