Terapéutica

Hepatitis: los especialistas exigen acceso “de inicio” a los AAD

Retrasar el tratamiento de la infección aguda por el VHC supone un cierto riesgo individual y colectivo sin beneficio económico demostrado, sostienen.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) ha publicado un documento de posicionamiento en el que señalan que los antivíricos de acción directa pangenotípicos constituyen una herramienta fundamental para alcanzar la eliminación del virus y critican que la decisión de no tratar a pacientes con menos de seis meses de infección se base únicamente en criterios económicos.

“El tratamiento frente al virus de la hepatitis C (VHC) debe de ser recomendado e iniciado de manera universal y sin demora en todos los pacientes, independientemente del tiempo de evolución”, aseveran.

Sostienen que cualquier recomendación en el sentido de retrasar el tratamiento de la infección aguda por el VHC supone un cierto riesgo individual y colectivo, sin un beneficio económico demostrado.

Diferir el tratamiento a pacientes con infección aguda por el VHC es una barrera para alcanzar los objetivos de eliminación del VHC establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

En el documento, elaborado por expertos de los grupos de estudio GEHEP-SEIMC, GESIDA-SEIMC y GEITS-SEIMC, se recuerda que el desarrollo de antivíricos de acción directa (AAD) pangenotípicos frente al virus de la hepatitis C (VHC) ha supuesto “disponer de una herramienta fundamental para alcanzar la eliminación de este virus”. 

Añaden que estos fármacos han demostrado su seguridad y eficacia, tanto en infecciones agudas (menos de 6 meses de infección) como crónicas (más de 6 meses de infección).

“Al no existir evidencias de que la seguridad y eficacia de los AAD frente al VHC sea distinta según cuál sea el tiempo de la infección, el no tratar a pacientes con menos de 6 meses de infección es una recomendación basada en motivos estrictamente económicos”. 

Por ello, el único objetivo de esta recomendación es reducir el coste del tratamiento de algunos casos en los que la respuesta inmunitaria podría eliminar el virus y resolver espontáneamente la infección aguda.

En la situación epidemiológica actual, la mayor parte de casos diagnosticados de infección aguda por el VHC son pacientes con muy alto riesgo de transmisión de la infección en su entorno: pacientes con infecciones de transmisión sexual o usuarios de profilaxis pre-exposición frente al VIH (PrEP), con múltiples contactos sexuales sin protección. Por ello, cualquier retraso en el inicio del tratamiento del VHC supone un alto riesgo de transmisión a la comunidad, siendo ésta una barrera para alcanzar su eliminación y facilitando el mantenimiento de casos entre la población mencionada. 

Las guías elaboradas por la European Association for the Study of the Liver (EASL) y las últimas guías GEHEP-GESIDA de personas que viven con el VIH con enfermedad hepática recomiendan que en el contexto de la infección aguda por el VHC por transmisión sexual, el tratamiento debe de iniciarse de manera inmediata con el objetivo primario de romper la cadena epidemiológica de transmisión.

Por otro lado, no hay estudios que evalúen el coste/beneficio de la estrategia de diferir el tratamiento precoz en esta población. Además, no hay que olvidar que “la infección por el VHC es una infección sistémica con posibles complicaciones extrahepáticas en cualquier momento de su evolución”.

Comentarios

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Noticias relacionadas

Actividades destacadas

Síguenos en