Comparte esta noticia

ASH: nuevos datos respaldan los beneficios del CART de Kite, Tecartus

DIARIOFARMA  |    12.12.2022 - 19:48

Kite, la compañía de terapia celular de Gilead Sciences, ha anunciado en la cita anual de la American Society of Hematology (ASH) de 2022 los datos de los análisis de seguimiento del estudio pivotal ZUMA-2 con Tecartus (brexucabtagén autoleucel) en pacientes con linfoma de células del manto (LCM) en recaída o refractario (R/R). Los resultados han sido publicados de forma simultánea en el Journal of Hematology & Oncology.

El encuentro americano ha servido por un lado para presentar el análisis exploratorio adicional del estudio de fase 2 ZUMA-2 con brexucabtagén autoleucel en pacientes con linfoma de células del manto en recaída o refractario (LCM R/R), para identificar los factores asociados a la respuesta a largo plazo y el uso de brexucabtagén autoleucel a partir del seguimiento a tres años del estudio. Por otro lado, también se ha presentado un análisis comparativo entre ZUMA-2 y SCHOLAR-2, un estudio retrospectivo de control histórico en el que se evaluó brexucabtagén autoleucel frente al tratamiento estándar (SOC) en pacientes adultos con LCM R/R.

"Estos análisis continúan respaldando las respuestas significativas y sostenidas con brexucabtagén autoleucel ya observadas en ZUMA-2", afirma Frank Neumann, MD, PhD, vicepresidente senior y jefe global de Desarrollo Clínico de Kite. "Los resultados actualizados refuerzan que brexucabtagén autoleucel tiene el potencial de lograr una remisión a largo plazo en tumores hematológicos difíciles de tratar, como es el caso del linfoma de células del manto refractario o en recaída”.

En un análisis exploratorio independiente del ZUMA-2 para identificar los factores asociados con la respuesta a largo plazo a brexucabtagén autoleucel en adultos con LCM R/R se realizó una comparación entre los pacientes que seguían en respuesta continuada a los 24 meses (47%; n=29; "respondedores en curso") y los que habían recaído (48%; n=30; "respondedores en recaída").

Los pacientes habían recibido una mediana de tres terapias previas, incluyendo ibrutinib como último tratamiento (66% de los respondedores en curso frente al 43% en recaída) y acalabrutinib (14% de los respondedores en curso frente al 13% de los respondedores en recaída), con una mediana de tiempo desde la última terapia previa de 63 y 64,5 meses, respectivamente. Una menor proporción de los respondedores en curso, en comparación con los pacientes en recaída, recibió un tratamiento puente (21% frente al 53%) y un tratamiento previo con platino (10% frente al 40%).

Proporciones similares de pacientes en cada grupo recibieron un tratamiento previo con bendamustina (45% frente al 53%), un tratamiento previo con inhibidores del proteosoma (41% y 37%) y un trasplante autólogo de células madre (48% frente al 37%). Al inicio, una mayor proporción de respondedores en curso tenía una puntuación ECOG de 0 en comparación con los pacientes en recaída (79% frente al 57%), y la incidencia de características de alto riesgo fue similar entre los dos grupos. Los niveles máximos de células CAR-T fueron, aproximadamente, el doble en los pacientes respondedores en curso frente a los que recayeron (mediana de 102,4 células/µl [rango, 0,3-2241,6] frente a la mediana de 59,9 células/µl [rango, 1,6-2589,5]).  

"Casi la mitad de los pacientes del estudio ZUMA-2 siguen en respuesta continua después de una mediana de tres años, lo que refuerza la durabilidad de la respuesta de brexucabtagén autoleucel en los pacientes con linfoma de células del manto", afirma Michael Wang, investigador de ZUMA-2 y del Departamento del Linfoma y Mieloma - División de Medicina Oncológica, MD Anderson. “Este análisis también nos ayuda a comprender quién puede tener más probabilidades de lograr una respuesta a largo plazo, ya que los pacientes con una puntuación ECOG y una carga tumoral menor lograron una respuesta más larga”.

Los resultados de un estudio comparativo indirecto entre tratamientos que evaluó los datos individuales de los pacientes del estudio ZUMA-2 y el estudio observacional retrospectivo SCHOLAR-2 respaldan aún más la eficacia a largo plazo de brexucabtagén autoleucel en adultos con LCM R/R. El estudio investigó la eficacia comparada de brexucabtagén autoleucel frente al tratamiento estándar (SOC) en pacientes con LCM R/R que habían sido tratados previamente con terapia con inhibidores de la tirosina quinasa de Bruton utilizando tres métodos estadísticos diferentes para ajustar los desequilibrios entre las poblaciones de pacientes no aleatorizados. Estos datos sugirieron una mejor supervivencia global (SG) para los pacientes tratados con brexucabtagén autoleucel (n=68) frente a SOC (n=59), en los que la mediana de SG fue de 46,6 meses (IC del 95 %: 24,9–no alcanzado) frente a 14,2 (IC del 95 % 6,8- 30,9), HR 0,38 (IC 95 %: 0,23–0,63; p < 0,001), ponderación de probabilidad inversa ajustada [IPW]), respectivamente. 

 


Síguenos en redes sociales




guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments