Alemania: Gobierno y farmacias siguen con las espadas en alto

La Unión Federal de Asociaciones de Farmacéuticos Alemanes amenaza con “sacudir la política sanitaria en Berlín", tras la aprobación de la ley de mejora del suministro

Con la Ley de Mejora del Suministro y Combate de los Cuellos de Botella en el Suministro de Medicamentos (ALBVVG) aprobada este lunes por el Gabinete Federal, “se pierde una gran oportunidad para asegurar y mejorar la gestión de los cuellos de botella en el suministro en las farmacias a partir del verano”. Así lo asegura la Unión Federal de Asociaciones de Farmacéuticos Alemanes (ABDA) que en coincidencia con la aprobación por parte del Gobierno de esta norma ha amenazado con “sacudir la política sanitaria de Berlín.

 El proyecto de resolución del ministro Federal de SaludKarl Lauterbach “todavía contiene importantes deficiencias sustantivas que el Bundesrat y el Bundestag ahora deben rectificar como parte del proceso legislativo para que los farmacéuticos de Alemania puedan continuar garantizando la protección del consumidor para millones de pacientes en el futuro”, aseguran desde la ABDA.

"Desafortunadamente, los cuellos de botella en el suministro de medicamentos serán inevitables en el futuro previsible y, por lo tanto, deben gestionarse de manera eficiente en las farmacias", dice Mathias Arnold, vicepresidente de esta asociación.

“Las farmacias necesitan libertad de decisión y espacio para maniobrar al surtir una receta entregando un medicamento de repuesto que está disponible en lugar de posponer al paciente o enviarlo de regreso al consultorio del médico para una nueva receta. En resumen: los pacientes deben ser atendidos de forma rápida, sin burocracia y con seguridad. Desafortunadamente, el borrador del gabinete para la Ley de cuello de botella en el suministro aún pierde la oportunidad de asegurar el suministro de productos farmacéuticos a largo plazo”, indica Arnold.

El vicepresidente de la entidad asegura que “el gobierno federal no está resolviendo los problemas de entrega con esta ley”. Según sus palabras, “no necesitamos dos consultas de disponibilidad del mayorista si hay un producto alternativo en stock en el almacén de la farmacia. No necesitamos un céntimo de dos dígitos para compensar la escasez de personal y tiempo, sino un euro de dos dígitos. Necesitamos seguridad de reembolso para que las compañías de seguros de salud no se nieguen a pagar el precio del medicamento y la tarifa de farmacia. Y necesitamos la capacidad de producir formulaciones y formulaciones defectuosas nosotros mismos en cualquier momento si no hay ningún fármaco industrial disponible”.

En cualquier caso, “una cosa está clara”, concluye Arnold, “sacudiremos la política sanitaria en Berlín con protestas y acciones. ¿Salvar farmacias rotas? ¡No con nosotros!“.

Archivado en

Ver más

Ver menos

Comentarios

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Noticias relacionadas

Actividades destacadas

Síguenos en