Comparte esta noticia

Una ‘calculadora’ para medir la adherencia

Los farmacéuticos oncológicos de la Unidad de Farmacia del CHUS (Hospital Clinico Universitario de Santiago de Compostela). Iqda abajo: Elena Lopez; Izda arriba: Alicia Mosquera; centro Manuel Tourís; derecha: Beatriz Bernárdez. Junto a ellos, Inés Soto (residente rotante de la Unidad, ha sido clave para empujar el proyecto).

F. SAN ROMÁN  |    16.09.2022 - 16:41

Desde aproximadamente un mes en la página web del grupo de Adherencia (Adhefar) de la SEFH, está fijada una nueva herramienta, dirigida a facilitar, a o al menos a posibilitar uno de los objetivos más importantes que se persigue en torno a la continuidad en el seguimiento de los tratamientos por parte del paciente: lograr medir el grado de adherencia de cada usuario en tiempo real.

Esta calculadora denominada,  AdheCuaR (Adherencia Cálculo y Registro) es una herramienta muy sencilla surgida a partir de una hoja tipo Excel, que se ha diseñado en la Farmacia Oncológica del Hospital Clínico Universitario de Santiago (CHUS) y que se acaba de implementar a través de Adhefar, para ponerla a disposición de todos los farmacéuticos de hospital.

Beatriz Bernárdez, coordinadora de Adhefar y responsable de la Unidad de Farmacia Oncológica del centro gallego, explica que AdheCuaRes “una herramienta sencillísima”. Su origen, según indica, tiene que ver con una llamada de atención del equipo certificador de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) que acudió al CHUS al objeto de otorgar su certificación de calidad QOPY (Quality Oncology Practice Inciative) al  centro.

“Hasta ese momento solamente registrábamos cuando sospechábamos que había una  falta de adherencia, pero cuando el equipo de ASCO  vino a certificar el hospital de día, uno de los puntos que nos advirtieron es que efectivamente en el Hospital de Santiago se ve un interés alto en trabajar en adherencia. Eso está muy bien, pero no sólo vale con dejar registro solo cuando hay un fallo en la adherencia; el objetivo debe ser que todo el equipo sanitario debe percibir que la adherencia se mide y cuál es el grado que tiene cada paciente a lo largo de su proceso asistencial”.

Este planteamiento unido “al trabajo del día a día, con el poco tiempo, la carga asistencial y el diseño de nuestro programa de dispensación, nos hacía complicado dejar esos registros en todos los recursos clínicos de las historias  electrónicas”, explica Bernárdez.

Para buscar una solución “ideamos una herramienta facilitadora”. Básicamente consiste en modificar un hoja Excel y hacerla visual, “de manera que solo tuviésemos que implementar los menos campos posibles relacionados con la dispensación y nos ofrezca un texto exportable, que nos diga que la adherencia fue medida entre determinadas fechas”. Además, explica la farmacéutica, “como queríamos conocer cuáles son las causas de falta de adherencia”, se diseñó también un desplegable que servirá de guión para analizar la situación del paciente en concreto.

El trabajo fue desarrollado y registrado por Manuel Tourís, Elena López y Beatriz, además de otros compañeros con conocimientos más técnicos y de Inés Soto, residente rotante de la Unidad, que según indica Bernárdez fue clave para empujar el proyecto.

Fundamentalmente, explica Bernárdez, la falta de adherencia puede ser voluntaria o involuntaria. Las causas involuntarias son las que tienen que ver con los olvidos, falta de organización de la medicación, etc… y las voluntarias las que tienen que ver con la decisión del paciente sobre no tomar el tratamiento, por dificultades para comprender su utilidad, o por efectos adversos, que el paciente decide que no quiere sobrellevar.

El sistema de trabajo se basa en la entrevista de la consulta farmacéutica, “donde interpretamos esa falta de adherencia y vemos cuales son las posibles causas, voluntarias o involuntarias y frente a los tipos de causa, decidimos las intervenciones que debemos proponer”. El resultado se selecciona en el desplegable, donde aparecen las intervenciones propuestas, y queda a disposición de todo el equipo asistencial en la historia clínica.

El resultado de la ‘calculadora’ va también acompañado de la valoración del propio paciente. Según indica Beatriz Bernárdez, “últimamente desde Adhefar estamos también impulsando una EVA de Adherencia (Escala Visual Analógica) donde el paciente se ‘pone nota’ a sí mismo a través de un PRO”. Esta implementación permite que se ofrezca por un lado el resultado obtenido en consulta y por otro, el que el paciente ha elegido en su autoevaluación.

La herramienta se ha desarrollado en junio y en estos días se está difundiendo entre toda la profesión, a través de la página web y la cuenta de Twitter de Adhefar, “donde está abierta a todos los farmacéuticos de hospital que la quieran usar en su día a día”

“La adherencia es algo multidimensional y es muy importante que todo el equipo perciba cuando tiene que intervenir”, explica Bernárdez. “Si nosotros dejamos este registro sobre cada paciente, sobre todo en los casos que detectamos que se está perdiendo adherencia por las razones que sean, desde su oncólogo hasta su enfermera vamos a poder formar un equipo para empujar en sentido contrario”, concluye la especialista.


 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments