Comparte esta noticia

La farmacia reclama retener y potenciar la integración con el sistema sanitario que tuvo con la covid-19

CARLOS ARGANDA  |    19.09.2022 - 18:43

Las farmacias comunitarias de gran parte del mundo operan de forma independiente de los proveedores de salud, ya sean públicos o privados. Por ese motivo, es habitual que actúen de forma independiente y paralela y, por tanto, sean ignoradas o excluidas de los procesos de integración de los sistemas sanitarios.

Pese a ello, con la pandemia de la covid-19 se han visto ejemplos a lo largo de todo el mundo en los que las farmacias han colaborado con los sistemas sanitarios de forma muy relevante, tomando el protagonismo de la atención sanitaria en muchos lugares de forma casi en exclusiva e impulsando tareas más allá de sus competencias en ese momento para ofrecer servicios sanitarios y farmacéuticos a los pacientes que más lo necesitaban.

Para analizar todas estas cuestiones, así como para poner de manifiesto que, con la integración de la farmacia sanitaria, los sistemas sanitarios son mejores y los pacientes reciben más y mejores servicios, la Federación Internacional de Farmacias (FIP) ha organizado una mesa de debate en el seno del 80 Congreso Mundial de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas que se celebra en Sevilla.

Durante la misma se ha podido observar que los farmacéuticos de todo el mundo, incluso de países con sistemas sanitarios tan diferentes como Singapur o España, han tenido un papel relevante en el manejo de la pandemia y el cuidado de los pacientes. En palabras del presidente de los farmacéuticos de Irlanda, Daragh Connolly, “si se hubiera retirado a la farmacia de la lucha contra la covid, el número de muertes hubiera sido mucho mayor”. Y es que todos los participantes en la mesa, con orígenes como Singapur, España, Suecia, Irlanda o Canadá, la red de farmacias es un recurso sanitario infrautilizado, pero tras ver de qué es capa con la pandemia, es necesaria su integración en el sistema sanitario.

En una presentación inicial llevada a cabo por Jack Shen Lim, de la Sociedad Farmacéutica Malaya, así como Carolina Martinez-Berganza, del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), explicaron las distintas acciones de colaboración con el sistema sanitario durante la pandemia y los diferentes servicios que los farmacéuticos fueron prestando a los pacientes, especialmente en los momentos más duros de la misma, cuando pese al confinamiento, las farmacias permanecieron abiertas para ofrecer sin interrupción sus servicios habituales a los pacientes y se adaptaron rápidamente para incrementar sus actuaciones para dar respuesta a las necesidades existentes. La farmacia de Singapur, como la de España o la de otros muchos países se transformó, en colaboración con los prestadores de servicios sanitarios y, con ello, el mayor beneficiario fue el paciente.

“Podemos y queremos hacer más”, aseguró la representante del CGCOF destacó que los farmacéuticos, quien también repitió las palabras que el presidente de esta institución, Jesús Aguilar, pronunció en el Congreso de los Diputados durante las comparecencias de la Comisión de Reconstrucción: “No es posible reconstruir el sistema sanitario y la salud pública sin farmacéuticos y sin farmacias”.

El representante irlandés no se conformó con eso y aseguró que él “iría más allá”. A este respecto, aseguró que lo que había que hacer era integrar la red de Atención Primaria dentro de la red de farmacias ya que durante el confinamiento el único acceso de los pacientes con un profesional sanitario fue en las oficinas de farmacia. Por ello, consideró que los políticos deberían trabajar para adaptar el sistema sanitario a las necesidades de los pacientes y no obligar a los pacientes a adaptarse al sistema sanitario.

Dando la visión desde Suecia, el vicepresidente de la FIP, su clamó porque “la farmacia es un recurso infrautilizado en todo el mundo” y consideró una obligación “aprovechar la transformación” que ha sufrido la farmacia a consecuencia de la pandemia. “Los pacientes lo demandan y tenemos que cumplir”, explicó, y para hacerlo, “tenemos que ser parte de las estrategias de salud de los países”, zanjó.

Desde Canadá, la presidenta de los farmacéuticos, Christine Hrudka, también señaló que el farmacéutico fue el único profesional sanitario accesible en el ámbito rural canadiense y se congratuló de que en su país la oferta de servicios de salud de los farmacéuticos sea más amplia que en otros países. Pese a ello, reclamó más herramientas y modelos de pago adaptados.

Carolina Martinez-Berganza también explicó algunos de los retos a los que hacer frente de cara a la integración de los farmacéuticos en el sistema sanitario. La representante del CGCOF señaló que hay retos planteados con las autoridades, con la dificultad añadida de los 17 sistemas sanitarios, pero también con los farmacéuticos. Pese a todo, Martínez aseguró que con la pandemia los farmacéuticos “han demostrado que hay una posibilidad de respuesta” y consideró que las actividades puestas en marcha lo valoran. A este respecto, aseguró que “derribaron barreras como la dispensación a domicilio o de medicamentos hospitalarios” y ahora se plantea el reto de normalizar esa situación para momentos ordinarios y no solo para emergencias. “Podemos hacerlo si hay voluntad política”, explicó.

Jack Shen Lim también se mostró dispuesto a seguir construyendo el futuro de la farmacia, pero reclamó conservar los avances logrados con la pandemia. “No podemos perder los avances alcanzados con la pandemia, tenemos que seguir innovando y avanzado”, explicó. Como en España y otros países, los vetos políticos, las trabas legales o las críticas de otros colectivos sanitarios son las principales barreras que vencer.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments