Comparte esta noticia

España sigue siendo el único país de la UE que sigue sin financiar los ACODs

DIARIOFARMA  |    12.12.2022 - 13:29

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha hecho un nuevo llamamiento al al Ministerio de Sanidad la incorporación a la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) de los anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) para el tratamiento de las personas que sufren una tromboembolia pulmonar (TEP).

Según explican esta es la tercera causa de enfermedad cardiovascular en frecuencia, tras el infarto de miocardio y el ictus, con una mortalidad de casi el 20% a los 3 meses, en la mayoría de ocasiones debido a otras condiciones coexistentes graves, como el cáncer o la sepsis.

En la actualidad, se dispone de dos clases de anticoagulantes orales: los clásicos antagonistas de la vitamina K (AVK) y, desde hace ya más de 10 años, de una nueva familia, los denominados ACODs (Rivaroxabán, Apixabán, Dabigatrán y Edoxabán).

Los ACODs están aprobados para el tratamiento de los pacientes que padecen TVP y/o TEP, siendo considerados de elección para la mayoría de los pacientes con TEP, por encima de los AVK; sin embargo, aunque están financiados en otras condiciones (como en la fibrilación auricular), actualmente no forman parte de la cartera de medicamentos en caso de sufrir una TEP.

Alberto García Ortega, Neumólogo del Hospital Dr. Peset de Valencia y Coordinador del Área de Circulación Pulmonar de SEPAR, considera que “los anticoagulantes orales de acción directa o ACODs ofrecen determinadas ventajas importantes frente al resto de alternativas de anticoagulación. Así, en comparación con los antagonistas de la vitamina K (AVK), que es la opción de anticoagulación oral actualmente financiada, producen menos problemas de hemorragias, que es el principal riesgo asociado al tratamiento anticoagulante. Asimismo, aportan más autonomía a los pacientes porque no requieren los controles periódicos para ajustar la dosis en los centros de salud, lo que favorece un mayor grado de satisfacción con el tratamiento”.

El uso de estos medicamentos genera “un verdadero ahorro de costes para el SNS, ya que reduce drásticamente la necesidad de controles y la necesidad de atención médica relacionada con los problemas hemorrágicos relacionados con la anticoagulación, incluyendo una disminución de visitas a urgencias y de ingresos hospitalarios”.

“Existe una evidencia científica robusta en favor de los ACODs como tratamiento de elección para la mayoría de pacientes con TEP, tal y como suscriben tanto las actuales guías de manejo europeas como el actual documento de Consenso español elaborado por las distintas sociedades científicas involucradas”, indica García Ortega.

“Somos el único país de Europa que no financia los ACODs para esta indicación. Sin embargo, sí está financiada actualmente para el tratamiento de la fibrilación auricular. Esto provoca inequidad en el acceso a este tratamiento en el caso de los pacientes con embolia de pulmón que, por el coste de estos anticoagulantes que precisa actualmente en España de ser asumido por parte del paciente que sufre una TEP. Sensibles a la importancia de optimizar el uso de los recursos sanitarios y el coste económico de los tratamientos, subrayamos que estos anticoagulantes suponen una reducción de distintos gastos sanitarios. De hecho, en los pacientes con cáncer que sufren una TEP el tratamiento anticoagulante debe realizarse con inyecciones diarias de heparina o, alternativamente, con ACODs, que tienen un coste cuatro veces inferior, siendo una alternativa que ahorra costes sanitarios y ofrecen una mayor comodidad para este perfil de pacientes”.

 


Síguenos en redes sociales




guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments