Comparte esta noticia

Los farmacéuticos son una pieza clave para poder superar los pasos atrás en salud a causa de la covid-19

OLGA VILANOVA  |    19.09.2022 - 19:13

“Ahora más que nunca tenemos que actuar”, así de contundente ha sido la directora general de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), Catherine Duggan, en la presentación de la primera sesión plenaria celebrada en el 80 Congreso Mundial de la Farmacia y Ciencias Farmacéuticas de Sevilla. Durante la sesión titulada ‘la farmacia unida en la recuperación del sistema sanitario’ se han abordado los aprendizajes de la pandemia desde diferentes perspectivas, se ha identificado el papel esencial del farmacéutico durante la pandemia, el papel desarrollado en la atención primaria de salud y se han señalado los principales logros dentro de la práctica farmacéutica en diferentes entornos.

La directora general de la FIP ha destacado que “la pandemia ha aumentado las oportunidades para que farmacéuticos de todo el mundo brinden atención práctica”. Según dijo, la pandemia ha puesto en evidencia la existencia de brechas y lagunas importantes en los sistemas de salud pública y “a los farmacéuticos se les ha pedido que hagan de puente para afrontar las lagunas que se han producido”, aseguró Duggan.

Uno de los principales objetivos de la sesión ha sido poner sobre la mesa que los esfuerzos aportados por los profesionales de la farmacia durante la covid-19 han elevado la percepción del público sobre los farmacéuticos y han compensado la carga sanitaria producida en el sistema sanitario. Todo ello, ha supuesto una oportunidad para que la profesión farmacéutica redefina su función y valor. Para Duggan es esencial destacar que la profesión farmacéutica ha estado, durante los últimos años, más unida que nunca, pero también, ha colaborado más que nunca con otros profesionales sanitarios.

Para el abordaje de estas cuestiones la sesión ha contado con la participación de un panel de expertos de carácter multidisciplinar que han abordado en sus intervenciones los retos que debe afrontar en un futuro la profesión farmacéutica.

Es necesario abordar los problemas estratégicos

A este respecto, Luther Gwaza, miembro de la OMS, procedente de Zimbabue, ha aportado su visión sobre la situación vivida durante la pandemia y el significado para la profesión farmacéutica. Gwaza destacó que “se está trabajando a un ritmo más lento que el que se necesita” de cara a alcanzar los objetivos de salud para 2030. Por ello, ha reclamado contar con el liderazgo de la FIP con el objetivo de solucionar el impacto sanitario que se ha producido como consecuencia de la pandemia. Según dijo, la covid-19 ha puesto en evidencia que existen problemas estratégicos donde la búsqueda de intereses particulares podrían poner en peligro el bienestar en algunos lugares menos favorecidos.

Gwaza puso sobre la mesa el gran avance que ha supuesto la lucha contra la covid-19 y la multitud de herramientas que se han desarrollado en un tiempo récord. No obstante, advirtió que hay que luchar contra la desigualdades que se están produciendo ya que no todas las personas o los países están teniendo la misma posibilidad de acceso a estas herramientas. Por ello, destacó que “es necesario lograr un acceso equitativo para construir un mundo más justo”.

Por otro lado, este experto destacó la necesidad de “no olvidar la conducta humana”. Según dijo, “es necesario asegurarse que se utilizan las herramientas”, que se han puesto en marcha. Por ello, es esencial la formación en Ciencias Conductuales que se han introducido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Es necesario entender a los pacientes'', aseguró Gwaza.

Las coberturas vacunales deben recuperarse

La sesión también contó con la participación de Martha Rebour, directora ejecutiva de la campaña Shot@life de la Fundación de las Naciones Unidas y la Fundación Bill & Melinda Gates. Durante su intervención detalló la labor que realiza la organización donde desarrolla su trabajo, siendo el objetivo primordial asegurar que los niños de todo el mundo puedan acceder a las vacunas que necesitan para sobrevivir. Esta experta quiso destacar la importancia de aumentar el acceso a las vacunas y puso de manifiesto que debido a la pandemia se ha retrocedido a niveles de 2008. Por ello aseguró que “es necesario trabajar más que nunca, ya que de otra forma las consecuencias van a ser terribles”.

Rebour señaló estar esperanzada, a pesar de “encontrarnos ante una coyuntura crítica que puede ser peligrosa”. En este sentido, destacó que “la dedicación de las personas que están en primera línea, como los farmacéuticos”, le hacen sentir la esperanza de que “todos unidos podemos llegar a los niveles de cobertura vacunal de hace dos años”, a pesar de requerirse “una cantidad enorme de recursos y dedicación”.

Por su parte, Jens Gobrecht, representante de la Unión Federal de Asociaciones Alemanas de Farmacéuticos (ABDA, por sus siglas en inglés), bajo el título “perspectivas multidisciplinares y el rol emergente de los farmacéuticos en la salud global’ puso sobre la mesa la importancia de la colaboración médico-farmacéutico. Gobrecht señaló la importancia de esta relación, tanto por el bien del paciente como por ambas profesiones. En este contexto, abordó la polémica existente respecto a la vacunación por parte de los profesionales farmacéuticos. Este experto hizo referencia a los programas piloto que se están llevando a cabo en Francia y Suiza para determinadas vacunas (covid-19 y gripe) y destacó que estos pilotos son esenciales para el avance de la profesión. No obstante, quiso destacar que no debe olvidarse que para que los profesionales farmacéuticos puedan vacunarse deben contar con la formación adecuada, y recordó que, al día de hoy, esta formación no se imparte en las universidades dentro de la formación farmacéutica.

De distribuidor a profesional sanitario

Por otro lado, Gobrecht, al igual que el resto de los ponentes, ensalzó la labor de los farmacéuticos durante la pandemia. Y, señaló que “las farmacias están realizando tareas gigantescas con un gran éxito y demuestran claramente lo indispensable que son en épocas de crisis”. De esta forma, señaló que “millones de personas han podido comprobar la importancia que tiene disponer del contacto de los farmacéuticos de oficinas de farmacias, que se han encontrado abiertas los siete días de la semana, 24 horas. En este contexto, Gobrecht lanzó un mensaje al público asistente y señaló que “el reconocimiento de los farmacéuticos tiene que cambiar”. Según él, “se debe avanzar de ser un distribuidor de medicamentos” a consolidarse de cara a la sociedad como un profesional sanitario. Además, hizo hincapié en que es esencial que los políticos y responsables de todas las capitales europeas aprendan que se deben fortalecer a las farmacias comunitarias.

Para concluir su intervención Gobrecht hizo referencia al papel futuro de los farmacéuticos en la salud global. Para ello, aseguró que es esencial abordar la importancia de los servicios profesionales farmacéuticos y la digitalización. Respecto a los servicios profesionales señaló que es necesario ir más allá de la dispensación de medicamentos. Por ello, destacó que los farmacéuticos deben de “reinventarse para adaptarse a las circunstancias reales”. En este sentido, hizo alusión a los cinco servicios profesionales clínicos que se implantarán próximamente en Alemania y que serán financiados por el gobierno. Según dijo, la cuestión más relevante es que los farmacéuticos podrán prestarlos sin necesidad de una prescripción médica previa. Es una cuestión clave que estos servicios sean reconocidos como servicios de salud pública y, para ello, es necesario no solo su cuantificación sino que formen parte incluso de estadísticas internacionales. Por ello, para este experto, es muy importante mantener registros ya que “lo que se mide se reconoce y lo que no se mide no”.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments