Andalucía pone en marcha su Estrategia de Vigilancia de Salud Pública

‘Avista’ nace sobre el consenso de profesionales y sociedades científicas, y potencia “la transformación digital y la mejora de los sistemas de información”, según indica la consejera

Andalucía ha puesto en marcha su Estrategia de Vigilancia y Salud Pública, ‘Avista’. Una iniciativa que según explica la Junta, nace del trabajo de 140 profesionales y sociedades científicas y aborda en su objetivo, no dolo la vigilancia de las enfermedades no transmisibles, si no también la transformación digital y la mejora de los sistemas y fuentes de informaciones necesarias para extender la vigilancia a todas las enfermedades y problemas de salud, así como a sus determinantes.

Así lo ha explicado este viernes la consejera de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía, Catalina García, que ha presentado en Málaga este trabajo, en un acto organizado en colaboración con la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y ante más de 700 profesionales sanitarios.

García asegura que Andalucía vuelve a ser pionera en España, al ser la primera comunidad autónoma en contar con una herramienta de este tipo, que nos permite detectar a tiempo los potenciales problemas de salud y atajarlos, además de alertar a todo el sistema para que podamos responder con prontitud y eficacia”.

El origen de este nuevo trabajo nace con la la pandemia de Covid-19, “que puso a prueba todo nuestro sistema sanitario y, especialmente, el Sistema de Vigilancia en Salud Pública”. Por este motivo, en la Consejería de Salud y Consumo “vimos la necesidad de contar con una Estrategia de Vigilancia y Salud Pública, en la que llevamos trabajando varios años, desde que, en mayo de 2021, el Consejo de Gobierno aprobara su formulación”.

Diversos grupos de trabajo en los que han participado más de 140 profesionales de distintos organismos, sociedades y áreas de conocimiento relacionadas con la vigilancia y la gestión de alertas en salud pública, entre los que se encuentran el Ministerio de Sanidad, la propia Consejería de Salud y Consumo, la Consejería de Empleo o el Servicio Andaluz de Salud, entre otros.

“Con AVISTA, potenciamos, además de la vigilancia de las enfermedades no transmisibles, la transformación digital y la mejora de los sistemas y fuentes de informaciones necesarias para extender la vigilancia a todas las enfermedades y problemas de salud, así como a sus determinantes”, ha añadido la responsable sanitaria andaluza.

Asimismo, la consejera ha explicado que “esta estrategia también desarrolla un modelo organizativo de salud pública sostenible y contribuye a la incorporación de profesionales claves como los de enfermería y los especialistas en medicina preventiva en la red de vigilancia de atención primaria”.

Por último, ha abundado García, la estrategia incluye el compromiso de difundir y divulgar el conocimiento epidemiológico a profesionales y ciudadanía, incorpora innovaciones en las formas de comunicación, así como potencia el acceso abierto a los microdatos con fines de análisis e investigación. “Se fomenta, igualmente, la gobernanza con el establecimiento de canales externos e internos para distribuir responsabilidades y facilitar la participación en la toma de decisiones de los agentes implicados”, ha afirmado.

Crisis sanitarias

La titular de Salud y Consumo ha destacado el papel desarrollado por el Sistema de Vigilancia en Salud Pública durante la pandemia de la Covid-19. Así, ha detallado que, “en las etapas más álgidas de la pandemia, nuestro Sistema de Vigilancia en Salud Pública ha permitido la evaluación de riesgos, el control de brotes en entornos vulnerables y en la identificación de cepas y variantes de interés gracias a la secuenciación.

Si bien, ha recordado: “en Andalucía ya estábamos preparados porque en los últimos años hemos tenido que enfrentarnos a múltiples situaciones de alerta, como la crisis de la listeriosis, en 2019, en la que el Sistema de Vigilancia de Salud Pública demostró su capacidad para asociar brotes colectivos de diferentes lugares mediante un nexo alimentario común, la ingesta de carne mechada comercializada y contaminada por listeria; o, posteriormente, en 2020, cuando controló con eficacia el brote de meningoencefalitis por Virus del Nilo Occidental, en Andalucía occidental, y mostró su capacidad para coordinar sectores y administraciones de distintas áreas competenciales”.

“En todos estos escenarios, el análisis epidemiológico ha permitido, con rigor y calidad, respaldar las decisiones propias de la autoridad sanitaria, pero también, ha llevado al límite la capacidad estructural y organizativa del sistema, y ha puesto de manifiesto carencias y limitaciones, que en épocas anteriores se habían superado con mecanismos adaptativos”, ha subrayado García.

La consejera ha insistido en que “los riesgos emergentes para la salud son frecuentes en un mundo globalizado, donde las zoonosis y otros agentes transmisibles superan fronteras y aproximan modos de enfermar entre lugares remotos”. Sin embargo, ha incidido, “aun en periodos epidémicos, la mayor carga de enfermedad la aportan las enfermedades no transmisibles, muchas de ellas de carácter crónico, que acompañan a la persona en su recorrido vital afectando a su calidad de vida (muerte prematura, discapacidad e invalidez)”.

“La salud mental, los determinantes sociales de la salud y la influencia del entorno ambiental y la ocupación laboral son áreas que implican riesgos candentes y que es necesario incluir en el Sistema de Vigilancia en Salud Pública desde un enfoque One Health, una sola salud, y de Salud para todas las políticas”, ha asegurado.

La jornada de presentación de Avista también ha contado con la presencia del viceconsejero de Salud y Consumo, Miguel Ángel Guzmán; el secretario general de Salud Pública e I+D+i en Salud, Isaac Túnez; el director gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Diego Vargas; el director general de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, Jorge del Diego; el director general de Asistencia Sanitaria del SAS, Luis Martínez; el director de la Estrategia Avista, Nicola Lorusso, y los delegados territoriales de Salud y Consumo en Málaga, Sevilla, Cádiz y Almería, Carlos Bautista, Regina Serrano, Eva Pajares y Juan de la Cruz Belmonte, respectivamente, entre otras autoridades.

Comentarios

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Noticias relacionadas

Actividades destacadas

Síguenos en