Comparte esta noticia

“La pandemia ha producido un claro cambio de patrón en el comportamiento de la gripe”

DIARIOFARMA  |    29.11.2022 - 13:40

“La pandemia ha producido un claro cambio de patrón en el comportamiento de la gripe y otros virus respiratorios”, así lo asegura Iván Sanz Muñoz, responsable Científico y de Vigilancia Virológica Centro Nacional de Gripe de Valladolid quien considera que “ahora mismo, estamos en epidemia dos meses antes de lo habitual, lo que corrobora que la gripe ha adquirido, al menos momentáneamente, un patrón de circulación que dista bastante de lo que normalmente hace.”

Según explica, las medidas restrictivas han sido “la clave y el claro causante de este comportamiento anómalo. Las mascarillas y el distanciamiento social no solo afectan a la covid-19, sino al resto de virus que se transmiten por vía respiratoria”. No obstante advierte que “aunque aún queda bastante tiempo para que los virus respiratorios adquieran su antiguo patrón de circulación, poco a poco se va a ir reestableciendo la normalidad.”

Tras dos temporadas en las que las medidas de prevención del covid-19 han favorecido una menor circulación del virus de la gripe, la campaña ha arrancado este año en condiciones prepandemia –sin medidas como las mascarillas o el distanciamiento social. La circulación atípica del virus en los últimos dos años, con picos fuera de época, y una población menos inmunizada, ha puesto en alerta a expertos y autoridades sanitarias en una temporada que se prevé más precoz y más intensa.

“Todos los inviernos tenemos las urgencias saturadas, nos quedamos sin camas en los hospitales y se llenan los centros de salud. Y cada año la mortalidad aumenta en otoño e invierno, con decenas de miles de muertos sumados a lo largo de décadas. Todo eso es consecuencia de la gripe, y parece algo más serio que un resfriado. Por ello es importante ser conscientes de que no sólo es importante que se vacunen las personas de riesgo, sino también las personas que las cuidan y acompañan”, asegura Alberto García Lledó Jefe de cardiología en Hospital Universitario Príncipe de Asturias.

“Además de proteger contra la enfermedad, cada vez hay más datos que demuestran que el virus de la gripe es capaz de desencadenar infartos de miocardio y ataques cerebrales, y también que las personas vacunadas sufren menos episodios de esas enfermedades.”

Reduce el riesgo cardiovascular

El riesgo de sufrir un infarto de miocardio durante la semana posterior a una infección por gripe puede aumentar hasta diez veces, además, las posibilidades de sufrir un ictus aumentan hasta ocho veces durante la misma semana. La población de mayor edad es la más vulnerable frente a las complicaciones de la gripe.

En cuanto a las herramientas más eficaces para prevenir estas complicaciones, varias investigaciones recientes confirman el efecto de la vacuna antigripal en la reducción del riesgo cardiovascular.

Un estudio publicado en Neurology por científicos españoles señala que la vacuna reduce en un 12% el riesgo de sufrir ictus de tipo isquémico durante todo un año para los vacunados. En esta investigación se analizaron 14.000 casos de ictus relacionados con más de 71.000 pacientes con características similares que no habían sufrido este tipo de eventos. Los datos procedían del sistema nacional de salud español entre 2001 y 2015, con registros de pacientes de entre 40 y 99 años.

García Lledó afirma que “sl separar los distintos tipos de ataques cerebrales, cuyas causas son diferentes, hemos identificado que en el ictus de tipo isquémico, se aprecia un efecto protector moderado pero consistente y muy prolongado en el tiempo de la vacuna de la gripe para reducir estos ataques cerebrales”.

Este efecto protector se aprecia en las personas con enfermedades cardiovasculares previas o en las que tienen factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión o la diabetes, indica.

En esta línea, un estudio multidisciplinar publicado en el Journal of the American Heart Association (JAHA, por sus siglas en inglés)6 por el mismo equipo español de investigadores confirma la eficacia de la vacuna de la gripe en la reducción del riesgo de infarto de miocardio para las personas mayores de 60 años. Esta investigación sugiere que la gripe tiene un papel decisivo en la ruptura de las placas de ateroma que causan el infarto.

“Desde hace tiempo sabemos que tanto la gripe como el frío se asocian a ese tipo de enfermedades. Como el frío y la gripe suelen aparecer al mismo tiempo es difícil separar su efecto. En este trabajo utilizamos la base de datos de Código Infarto Madrid, con más de 8.000 infartos confirmados mediante un cateterismo cardiaco, y los registros de gripe, temperatura y vacunación contra la gripe en la Comunidad de Madrid a lo largo de cinco años.

La gripe como el frío se asocian de forma independiente al riesgo de tener un infarto, y “encontramos datos de que las personas vacunadas tenían un riesgo menor. Un segundo estudio, publicado en la revista Heart, con la metodología del que ya hemos citado de Neurology, ha confirmado el efecto protector de la vacuna de la gripe contra el riesgo de sufrir un infarto.”

Por su parte, Sanz Muñoz asegura que “existen varias vacunas antigripales de inmunogenicidad reforzada, pero uno de los sistemas más eficaces es utilizar una mayor carga antigénica en personas de edad avanzada para estimular al sistema inmune de una forma conveniente y comparable al resto de población. Las personas de edad avanzada al disponer de un sistema inmune ‘perezoso’, necesitan mucho más estimulo. Esto se logra fácilmente con las vacunas de alta carga frente a la gripe, las cuales incluyen 4 veces más cantidad del antígeno gripal logrando producir una respuesta equiparable, e incluso a veces mayor que en los adultos.”

La gripe cada año es responsable de hasta 50.000 hospitalizaciones y de entre 3.900 y 15.000 muertes en España, principalmente en mayores de 65 años. Uno de los principales problemas asociados a esta patología son las complicaciones cardiovasculares.

La vacunación anual frente a la gripe contribuye a la sostenibilidad de los sistemas de salud al prevenir consultas médicas, hospitalizaciones, absentismo y pérdida de productividad para las sociedades y los empleadores. De hecho, en la Unión Europea, la vacunación frente a la gripe puede salvar hasta 37.200 vidas y ahorrar 332.000 millones de euros cada temporada con tasas de cobertura observadas y efectividad de la vacuna observada.

 


Síguenos en redes sociales




guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments